Mensaje 2021-Nov-20

Serie: Atención a la tercera edad

Maneras de honrar a los padres (1)

Uno de los diez mandamientos de Éxodo 20 y Deuteronomio 5 nos dice que debemos honrar a nuestros padres. Esto es algo que Dios desea que hagamos, pero muchas veces no sabemos cómo hacerlo. En otros casos, algunos se resisten a ello, porque la relación con sus padres estuvo marcada por el maltrato, la desobediencia o el rechazo.

Como verdaderos hijos Dios estamos llamados a obedecer el mandato que nos indica que debemos honrar y respetar a nuestros padres. ¿Cómo podemos hacerlo? A continuación formas sencillas para honrar a padre y madre:

  1. Orar por ellos. Cuando oramos por nuestros padres, simbólicamente los llevamos ante el trono del Padre celestial. Intercedemos por ellos ante nuestro Señor, por sus necesidades, su salud, sus inquietudes y por sus preocupaciones (Efesios 6:18).

Además de orar por sus necesidades personales y por su relación con Dios debemos orar por nuestra relación con ellos. Al igual que nosotros, nuestros padres son seres humanos con virtudes y defectos, y todos necesitamos de la intervención divina para mejorar.

  1. Pasar tiempo con ellos. Al dedicarles tiempo a nuestros padres mostramos que nos importan. Una expresión de amor y una palabra de aliento son pequeños detalles que pueden ser de bendición y de alegría para ellos. El amor de Cristo nos impulsa en nuestra relación con nuestros padres y, en realidad, con todos a nuestro alrededor (2 Juan 12).
  2. Hablarles y tratarlos como personas dignas. Debemos hablar y tratar a nuestros padres con amabilidad y respeto. Sin importar el tema, nos corresponde tratarlos con el cariño y la amabilidad que surge de un corazón lleno del Espíritu Santo (Levítico 20:9).
  3. Escuchar sus historias y atender sus consejos. Permitámosles hablar y compartir sus recuerdos con nosotros, aunque las hayamos escuchado muchas veces, ¡son parte de nuestra historia! De igual forma, escuchemos sus consejos y pidámosle sabiduría y humildad a Dios para aplicar lo que corresponda (Proverbios 23:22).

Pasados los años, nuestros padres, y algún día también nosotros, necesitaremos de más ayuda para resolver las dificultades y eliminar los obstáculos, aun los que hoy consideramos insignificantes. Apoyarlos a ellos es algo que nos llena de satisfacción y que alegra el corazón de Dios en el cielo.

Colocar, por medio de la oración. la vida de nuestros padres en las manos de Dios es algo que les importa a ellos y también le importa a Dios.