Mensaje 2021-Nov-10

Serie: La estructura bíblica de la familia

Jerarquía en la familia (2)

En el mundo se clasifica a las personas o a los grupos según su importancia; mientras que en el sistema de Dios, ser el más importante implica que debemos convertirnos en el servidor de todos (Marcos 10:42-44).

Debe haber jerarquía en las familias cristianas, pero no en la forma en que naturalmente podríamos establecerla, sino como Dios lo ha hecho. Continuemos identificando esta jerarquía:

  1. A la mujer, Dios le otorga el papel de ayuda idónea en la jerarquía familiar (Génesis 2:18). Mientras que Dios pone la mayor parte de la responsabilidad familiar en el esposo, coloca una carga más ligera en la esposa y le ordena que se someta al liderazgo de su cónyuge, así como el marido se somete a Cristo en todas las cosas (Efesios 5:22-24).

El hombre sabio busca la opinión de su esposa en las decisiones familiares, pero una esposa sabia sabe cuándo dar un paso atrás después de expresar su opinión. Lo ideal es que marido y mujer estén de acuerdo en las decisiones familiares.

  1. Después de Cristo, el esposo y la esposa, los hijos son los últimos en la jerarquía familiar. Los hijos nunca deben gobernar el hogar. Cuando los padres exigen la obediencia de sus hijos, los están entrenando en cómo responder a Dios.

Los padres pueden seleccionar su estilo de crianza según el Padre celestial y saber que tienen el mejor ejemplo posible (2 Corintios 6:18).

  1. Dios colocó toda la responsabilidad de la salud familiar sobre los hombros del marido. Los esposos y los padres deben dar cuenta de su servicio al Señor en la forma en que sirvieron, guiaron y amaron a sus familias.

Cuando cada miembro de la familia busca honrar su papel como una forma de honrar a Dios, la familia florece y se satisfacen las necesidades de todos.

Dentro de la jerarquía establecida por Dios para la familia, cada miembro debe desempeñar el rol que le corresponde y asumir la responsabilidad que le fue asignada.