Mensaje 2022-Jun-8

Serie: Hábitos administrativos (VIVIR CON PROPÓSITO)

Desarrollar el hábito de tener un propósito

Pilato formuló a Jesús una pregunta directa y este respondió con claridad y contundencia. Al parecer, en la mente de Pilato no había duda de que Jesús decía la verdad y era inocente de cualquier delito; también parece evidente que a pesar de reconocer la verdad, Pilato decidió rechazarla. Es una tragedia que no reconozcamos la verdad. Es una tragedia mayor reconocer la verdad y no prestarle atención. Es una tragedia no ajustar nuestro propósito con el propósito de Dios.

Jesús vino para decirnos la verdad acerca de Dios y acerca de nosotros.

  1. Tengamos en cuenta que Dios tiene un plan específico para cada vida. El mismo Dios que creó el mundo tiene un propósito único para nosotros y tiene un designio para cada ser humano, porque somos importantes para Él y tenemos un rol importante que desempeñar en este planeta.
  2. El propósito de Dios para cada vida es un proceso. El proceso es la parte más importante del viaje. Dios nos muestra Su voluntad paso a paso; y no revela todo su plan al mismo tiempo. Si lo hiciera así, la fe no sería necesaria.
  3. Dios nos muestra el propósito que tiene para cada uno. La oración es una parte vital para descubrir el propósito de Dios. A través de la ella, Dios nos da el discernimiento y la sabiduría para captar su voluntad. La oración crea el ambiente en el cual el propósito de Dios puede ser visto más claramente.

Jesús vino para traer vida más de lo que cualquiera podría experimentar; Jesús no sólo vino para traer vida eterna, sino que también lo hizo para ofrecerla aquí, en la tierra. Él vino no sólo para llevarnos al cielo cuando muramos, sino también para darnos una vida que merece ser vivida hoy (Juan 10:10).

Jesús nos demostró que la verdad siempre nos guiará hacia Dios.