Mensaje 2022-Jun-14

Serie: Hábitos administrativos (USAR EL DINERO A LA MANERA DE DIOS)

Dios suple toda necesidad

El Señor nos previene sobre el peligro de dejarnos dominar por la ansiedad y la preocupación de los asuntos de este mundo, porque los bienes materiales no constituyan la meta de nuestra vida. El Creador, que cuida del sustento y belleza de la naturaleza y de los seres creados, sin duda cuidará de nosotros.

Jesús los estaba impulsando a buscar la salvación, por medio de la cual podrían disfrutar del completo cuidado y provisión de Dios. «Buscar el reino de Dios y Su justicia» significa buscar Su ayuda en primer lugar, colmar nuestros pensamientos con Su voluntad, tomar Su carácter como modelo, y servirle y obedecerle en todo.

  1. ¿Qué es lo más importante para ti? Siempre habrá personas, objetos, metas y otros deseos que compitan en cuanto a prioridad. Cualquiera de estos puede sacar a Dios del primer lugar, si tú no decides enfáticamente darle la prioridad a Él en todos los aspectos de tu vida.
  2. Planear para el mañana es tiempo bien invertido; afanarse por el mañana es tiempo perdido. Algunas veces es difícil establecer la diferencia. Planear es pensar con antelación en metas, pasos y fechas, y confiar en la dirección de Dios. Cuando se hace bien, el afán disminuye. El que se afana, en cambio, se ve asaltado por el temor y se le hace difícil confiar en Dios.

Jesús ordena que Sus discípulos en primer lugar busquen siempre las bendiciones espirituales del Reino en vez de perseguir los beneficios materiales como se hace en el mundo. La primera preocupación es reconocer a Dios como único rey, y hacer lo que Él pide. De ser así, desaparecerá toda angustia. Lo realmente importante es poner a Dios como prioridad, es decir, permitir que Él ocupe el primer lugar en nuestra vida.