Mensaje 2021-Sep-15

Serie: La contracultura de la familia

Concepto teológico de la familia

El concepto de familia es muy importante en la Palabra, tanto en sentido físico como teológico. Este concepto se incluyó desde el principio, como lo podemos evidenciar en Génesis 1:28. El plan de Dios fue que el hombre y la mujer contrajeran matrimonio y tuvieran hijos. La pareja formaría una unión de “una sola carne” (Génesis 2:24), y con sus hijos se convirtieran en una familia.

Analicemos ahora el concepto teológico de familia. Durante los tres años de ministerio, Jesús desestimó algunas nociones de la época de lo que significaba formar parte de una familia (Mateo 12:46-50). Jesús no estaba diciendo que la familia biológica no es importante; sino dejando en claro el concepto teológico de que, en el Reino de los Cielos, el vínculo familiar más importante es el espiritual, no el físico:

  1. Esta verdad se explica claramente en el Evangelio de Juan, cuando dice: “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en Su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios” (Juan 1:12-13).
  2. Cuando nacemos físicamente, lo hacemos en una familia física, pero cuando “nacemos de nuevo”, nacemos en una familia espiritual. Somos adoptados en la familia de Dios como lo dice el apóstol Pablo en Romanos 8:15. Ser adoptados en la familia espiritual de Dios, la Iglesia, significa que Dios se convierte en nuestro Padre y Jesús en nuestro Hermano.

La familia física es el cimiento más importante de la sociedad humana, y debe cuidarse y protegerse. Pero es más importante la nueva familia espiritual que Dios está haciendo en Cristo, la Iglesia, formada por todas las personas que creen en Jesucristo como Señor y Salvador. Se trata de una familia “de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas” (Apocalipsis 7:9), caracterizada por el amor mutuo (Juan 13:34-35).

La familia espiritual se caracteriza por el hecho de que hace la voluntad de Dios y quien así actúa tiene derecho a una relación familiar profunda con Jesús.