Mensaje 2021-Sep-14

Serie: *La contracultura de la familia*

Una buena familia cristiana

Todo lo que se promueve a través de la contracultura de la familia, es verdaderamente opuesto a los que Dios ha querido desde el principio. Una buena familia cristiana es aquella que se alinea con los principios bíblicos y en la que cada miembro entiende y cumple con la función que Dios le ha dado.

La familia no es una institución establecida por el hombre, ha sido creada por Dios para el beneficio del hombre, y él es responsable de administrarla. La unidad familiar bíblica fundamental, está compuesta por un hombre, una mujer (su esposa) y sus hijos naturales o adoptivos:

  1. Uno de los principios fundamentales de la unidad familiar es que involucra un compromiso ordenado por Dios para la vida de quienes la integran. El esposo y la esposa son responsables de mantener la unidad, a pesar de los actuales conceptos del mundo dentro del entorno social y cultural.
  2. El primer requisito que los miembros de una familia cristiana deben cumplir es que todos ellos sean creyentes, y mantengan una verdadera relación con Jesucristo como su Señor y Salvador.
  3. Efesios 5:22-33 suministra los lineamientos para los cónyuges en una familia cristiana. Se demanda que el esposo ame a su esposa como Cristo amó a la iglesia, y la esposa debe respetar a su marido, y voluntariamente sujetarse al liderazgo de él en la familia.

El liderazgo del esposo debería comenzar con su relación espiritual con Dios, y después contribuir para instruir a su esposa y a sus hijos en los principios bíblicos, conduciéndolos hacia la verdad bíblica.

  1. A los padres se les encarga que críen a sus hijos en “disciplina y amonestación del Señor” (Efesios 6:4). De igual manera, el padre debe proveer, también, para su familia, con la ayuda, en lo posible, de la madre; porque un hombre que no se preocupa por mantener a su familia, no puede considerarse como un cristiano.
  2. A los hijos se les da dos responsabilidades: obedecer a sus padres hasta que alcancen la edad adulta y honrarlos durante toda la vida (Efesios 6:1-3). Dios promete Sus bendiciones a quienes honran a sus padres.

Un matrimonio cristiano, sigue las instrucciones bíblicas sobre el sexo. La sexualidad expresada según los estándares bíblicos, es una hermosa expresión de amor y compromiso. Una familia cristiana debe tener a todos sus miembros comprometidos con Cristo y cumpliendo las funciones dadas por Dios, para que la paz y la armonía reinen en el hogar.