Mensaje 2021-Oct-8

Serie: Adicción a redes sociales

Un descanso para nuestros dedos

Transgresión de labios es torcer los hechos para apoyar las declaraciones que se expresan. Los que hacen esto quedarán atrapados en sus propias mentiras. Pero para alguien que siempre dice la verdad, los hechos, pura y llanamente, ofrecen una defensa firme.

Para algunos, las redes sociales se han convertido en fuente de verdad; ya sea relativa o absoluta, esa “supuesta verdad” emerge para que potencialmente muchos la vean y la acepten. Sin embargo, como conocedores de lo que Dios dice en Su Palabra, es bueno discernir con sabiduría tanta información que llega a nosotros y también es oportuno considerar un descanso a nuestros dedos. ¿Por qué es bueno publicar menos en las redes sociales?:

  1. Hablar o escribir apresuradamente puede desestimar nuestro testimonio: quizás uno de los signos más importantes de nuestra fe en Jesús se encuentra en lo que decimos o escribimos. Muchas buenas acciones se han visto empañadas por comentarios descuidados o sarcásticos en las redes sociales. En este sentido, debemos preguntarnos: ¿Lo que compartimos, comentamos o publicamos en las redes sociales le agrada al Señor? A los cristianos nos corresponde ser la luz en una oscura red de opiniones e intolerancia.
  2. Lo que escribimos puede molestar o afectar la fe de otros: independientemente de las buenas intenciones, las palabras bien utilizadas o el fundamento bíblico en el cual nos apoyemos, podemos enfrentarnos a dos tipos de controversia sobre lo que publicamos, de parte de otros creyentes o de inconversos. Esto lo podemos evidenciar en los comentarios de una publicación en las redes sociales.

Los cristianos debemos apoyarnos en el amor de Cristo y reflejar ese amor unos con otros, tanto en lo que decimos como en lo que escribimos por medios virtuales. Aquellos que no conocen a Jesús, Su gloria, señorío, amor y salvación, necesitan que Él esté bien representado. A menos que el amor del Señor refrene nuestras palabras, no ganaremos ninguna batalla que peleemos, en línea o de cualquier otra manera.

Es importante considerar que las cosas que publicamos tendrán, como mínimo (y lo más importante), un impacto en quienes las lean.