Mensaje 2019-Oct-7

Pues lo que en Dios puede parecer una tontería, es mucho más sabio que toda sabiduría humana; y lo que en Dios puede parecer debilidad, es más fuerte que toda fuerza humana.

(1 Corintios 1:25 DHH).

El mensaje de la muerte de Cristo en la cruz en favor de la humanidad, suena insensato a los que no creen. Su muerte parece ser el final del camino, el fracaso supremo. Pero Jesús no permaneció muerto; Su resurrección demostró Su poder sobre la muerte. Y Él nos salva de la muerte permanente (separación de Dios) y nos da vida eterna si confiamos en Él como Salvador y Señor.

Todo el saber que el mundo pagano apreciaba quedó «entontecido» ante la maravilla de la revelación divina en el glorioso triunfo de la Cruz. Para salvar el mundo, Dios tomó su propio camino; un camino desconocido para los eruditos o los investigadores dialécticos. Así Dios salvó al mundo por medio de lo que el mismo mundo tenía por locura: la proclamación del mensaje de la cruz.

A los ojos de los sabios de este mundo, el que podamos vivir por medio de uno que murió, el que podamos ser bendecidos por medio de uno que fue hecho maldición, el que podamos ser justificados por medio de uno que fue hecho pecado por nosotros, todo ello no podía menos de ser una insensatez.

Fue también para el mundo una locura la forma en que se hacía la proclamación del evangelio: (1) fueron escogidos para ello unos pocos pescadores iletrados y del vulgo; (2) no disponían de medios económicos para montar una poderosa propaganda; (3) no utilizaban las estrategias de la oratoria y la argumentación; (4) no eran potentados con mucha gente a su servicio, que les permitiera llegar más fácilmente a la meta.

Todo esto suena incomprensible para muchos, a tal grado que no lo aceptan. Buscan otras alternativas para obtener la vida eterna (ser buenos, ser sabios, ser bondadosos etc.), lo que al final va a ser infructuoso. Los «necios», como somos frecuentemente llamados, que simplemente aceptamos la oferta de Cristo, vamos a ser los verdaderos sabios, porque solo nosotros viviremos eternamente con Dios.

¡Aunque los hombres consideren que es un camino necio y débil, Dios es más sabio y más fuerte que todos!