Mensaje 2020-Oct-17

Reconciliando al mundo

Hace algunos años, el telescopio Hubble de la NASA tomó una foto de la “Estructura X” en el centro de la galaxia remolino M51 (a 31 millones de años luz de distancia de la Tierra). Esta estructura está formada por nubes de polvo oscuro, cuya «X» indica la posición exacta de un agujero negro. Esta foto permite observar esta fantástica imagen que mide 110 años luz de diámetro, la cual nos recuerda la obra de Cristo en la cruz y lo que dice la Biblia en el Salmo 19:1 “Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de Sus manos”.

Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, y de ese modo, lo salvaba. Jesús aceptó nuestro castigo, pagó el precio de nuestros pecados, y luego nos ofreció una vida nueva que nos compró con su muerte.

  1. La palabra mundo se usa en el sentido de un lugar necesitado de la gracia salvadora de Dios. Esto explica por qué Jesús vino a salvar y no a condenar. El hecho es que el mundo ha estado en un proceso continuo de condenación, por la falta acentuada de fe en el Hijo de Dios.
  2. Cuando no conocemos a Cristo, tomamos decisiones pensando que esta vida es todo lo que tenemos. En realidad, esta vida es solo el comienzo de la eternidad. Empieza, por lo tanto, a evaluar todo lo que sucede desde una perspectiva eterna y toma la mejor decisión de tu vida: creer en la obra salvadora de Cristo en la cruz y aceptar a Jesús como tu único y verdadero Salvador.

Es oportuno tener en cuenta aquí que cuando Jesús vino la primera vez, no vino a juzgar sino a convencer al mundo que sea salvo por Él, vino como Salvador. Sin embargo, la próxima vez que venga, la segunda vez, entonces sí vendrá como Juez.