Mensaje 2020-Oct-16

De tal manera amó Dios al mundo (1)

El Señor Jesús resumió en una frase todo lo que le había dicho a Nicodemo. Podríamos llamarlo el evangelio dentro del evangelio: todo el mensaje de la salvación es expresado en esta frase, también conocida como el “evangelio en miniatura”. Justo antes le había confirmado a Nicodemo el plan de salvación de Dios que se realizaría por medio del enaltecimiento del Hijo del hombre en la cruz. Ahora le muestra la razón más profunda de este plan: el amor sin igual de Dios por el mundo; dicho de otra manera: Dios dio lo más querido, lo más precioso que tenía. Además “dar” en este contexto no sólo se refiere a enviar a Su Hijo Unigénito a este mundo, sino también a Su entrega a la muerte.

  1. Este versículo condensa el mensaje de todo el evangelio: la misión encomendada al Hijo, motivada por el amor supremo de Dios hacia el “mundo” malvado y pecaminoso de seres humanos que se encuentran en rebelión contra Él; el Padre entregó a su único Hijo para que muriera en beneficio y representación de hombres apartados de Dios y sumergidos en la maldad. Expresa concisamente las tres verdades siguientes: el carácter universal del amor de Dios, Su naturaleza de sacrificio y Su propósito eterno.
  2. Dios instituye aquí el verdadero prototipo del amor, el fundamento de toda relación de amor. Si se ama a alguien intensamente, se está dispuesto a ofrecerle amor a cualquier precio. Dios pagó, con la vida de su Hijo, el más alto precio que se puede pagar. Solo nos queda a nosotros declarar en oración que creemos verdadera y sinceramente en Jesucristo y que lo aceptamos como nuestro Señor y Salvador.

Actualmente las personas desechan la idea de vivir para siempre porque viven vidas infelices. Pero la vida eterna no es la continuación de la infortunada vida mortal del hombre; vida eterna es la vida de Dios encarnada en Cristo que se da a todos los que creen, como garantía de que permanecerán para siempre. En esta existencia perdurable no hay muerte, enfermedad, tristeza, angustia ni pecado.