Mensaje 2020-Oct-10

Jesús nos da la fuerza

Tengamos en cuenta que Pablo dijo “todo lo puedo en Cristo”, es decir, unido a Cristo, en el contexto de la voluntad del Señor para su vida. Para cualquier cosa que Cristo tenga en Su plan y propósito para que se lleve a cabo, Él proporcionará el poder y la fuerza para realizarla. Para cualquier don que Él haya dado, Él dará el poder necesario para ejercitar ese don. Un don es una manifestación del Espíritu de Dios en la vida del creyente. Mientras actuemos unidos al Señor, tendremos esa fuerza, ese poder.

Dios en su autonomía ha establecido propósitos eternos para cada uno, bajo los cuales debemos todos obrar. Por medio de Cristo tenemos la gracia para hacer lo que es bueno, y por medio de Él hemos de esperar la recompensa; como tenemos todas las cosas por Él, debemos hacer todo por medio de Él y para Su gloria.

  1. El poder que recibimos una vez nos hemos unido con Cristo, es suficiente para hacer su voluntad y enfrentar los retos que surgen al comprometernos en este objetivo. El Señor no nos concede habilidades sobrenaturales para hacer cualquier cosa que podamos imaginar sin prestar atención a sus propósitos.
  2. Todo lo contrario, probablemente tendremos que enfrentar problemas, presiones, pruebas y nuevos desafíos. A pesar de ello, tenemos el privilegio de pedirle al Señor que nos fortalezca, y con Él, como nuestro ayudador incondicional, lograremos todo lo que nos propongamos.

Por ello, es importante mantenernos en oración unidos al Señor, para identificar correctamente sus propósitos y poder ver la vida desde la perspectiva de Dios. Concentrarnos en lo que debemos hacer y no en lo que sentimos que podemos poseer; tener nuestras prioridades definidas y estar agradecidos por cada cosa que Dios nos permita disfrutar.