Mensaje 2020-Nov-6

Lo que Dios nos ha dado

En este pasaje bíblico vemos a Pablo animando a Timoteo para que se mantuviera firme, ya que estaba experimentando gran oposición a su mensaje y a él mismo como líder. Su juventud, su amistad con Pablo y su liderazgo se hallaban bajo la crítica de parte de creyentes y no creyentes.

Así como a Timoteo, Dios no nos ha dado espíritu de temor, sino de poder, de amor y de dominio propio para enfrentar dificultades y peligros; es nuestro espíritu de amor a Él lo que nos hace vencer la oposición. El Señor nos da un espíritu de una mente sabia, de tranquilidad mental y de templanza para enfrentar cada situación adversa:

  • Poder: es la autoridad con la que Timoteo y hoy nosotros como cristianos debemos hablar y actuar en contra de los falsos maestros (2 Timoteo 4:2).
  • Amor: característica que los creyentes debemos perseguir con firmeza y persistencia (2 Timoteo 2:22; 1 Corintios 14:1). El amor hace que el poder no se convierta en un objetivo en sí sino que sea siempre en servicio a otros.
  • Dominio propio: virtud que hace que un creyente pueda supeditar sus propias emociones y sentimientos a la dirección de Dios (2 Timoteo 2:24-25).

Estas tres características del líder cristiano efectivo que menciona la Biblia están a nuestra disposición a través del Espíritu Santo que vive en nosotros. Es nuestro deber seguir las indicaciones cada día para que en vida mostremos efectivamente que poseemos lo necesario, y así podamos dar el fruto que el Señor espera de cada uno.

Esto nos enseña que cuando permitimos que la gente nos intimide, neutralizamos nuestra efectividad para con Dios. En este tipo de circunstancias, el poder del Espíritu Santo puede ayudarnos a vencer nuestro temor de lo que alguien pueda decirnos o hacernos, y así continuar haciendo la obra de Dios.

¡El Espíritu Santo produce poder, amor y dominio propio en el carácter del creyente!