Mensaje 2021-Nov-5

Serie: Cuidado de la niñez

Los niños son importantes para Dios

Frecuentemente se criticaba mucho a Jesús por pasar tiempo con cierto tipo de personas (niños, recaudadores de impuestos, pecadores). También algunos pensaban que el Señor debía pasar más tiempo con los líderes y maestros de la ley, porque era la manera de mejorar su posición y evitar críticas. Pero Jesús como Dios anhelaba hablar con los más necesitados y no buscaba mejorar su posición social.

En la Biblia, Dios habla sobre los niños y lo importante que ellos son para Él. Consideremos algunos conceptos bíblicos sobre los niños:

  1. Los niños se desean para bendición y son un regalo especial de Dios para los padres: “Los hijos son una herencia del Señor, los frutos del vientre son una recompensa” (Salmo 127:3 NVI).
  2. Los niños tienen la capacidad para ser enseñados, pensar y actuar en concordancia con la voluntad de Dios y caminar en sus caminos: “Recuerda siempre estos mandamientos que te doy hoy. Enséñaselos a tus hijos y háblales sobre ellos cuando estés en tu casa, cuando camines, cuando te acuestes y cuando te levantes” (Deuteronomio 6:6-7 PDT).
  3. Los niños pueden entender que la obediencia a la Palabra de Dios produce una vida fructífera con Dios: “Hijos, obedezcan siempre a sus padres, porque eso es lo que agrada al Señor” (Colosenses 3:20 PDT).
  4. Los niños son importantes y valiosos para Dios y Él ordena protegerlos: “Pero, si alguien hace pecar a uno de estos pequeños que creen en mí, más le valdría que le colgaran al cuello una gran piedra de molino y lo hundieran en lo profundo del mar” (Mateo 18:6 NVI).
  5. El Señor quiere tener una relación genuina con los niños: “Dejen que los niños se acerquen a mí. No se lo impidan, porque el reino de Dios es de los que son como ellos” (Lucas 18:16 TLA).
  6. Dios ama a los niños y espera que reciban disciplina de sus padres: “Disciplina a tus hijos mientras haya esperanza; de lo contrario, arruinarás sus vidas” (Proverbios 19:8 NTV).

Es indudable el amor de Dios por los niños, pero también para Él es importante que los padres se comprometan en impartir una buena crianza, educación y dirección a sus hijos, de tal manera que se garantice un buen futuro para ellos cuando lleguen a ser adultos.

Dios ha dado todas las instrucciones necesarias para criar, educar y guiar a los niños en el temor de Dios.