Mensaje 2019-Nov-5

No hay amor más grande

Los seres humanos fuimos creados para ser amados y vivir en amor. Siendo este el combustible que hace de nosotros seres saludables, equilibrados y fructíferos.

El amor tiene el poder para transformarnos de una manera profunda y maravillosa. Lo que el amor de Dios busca:

  1. Que los seres humanos no nos perdamos. Toda una vida de logros humanos, de satisfacciones, bienes y éxito, no tiene sentido si no comprendemos que la meta más grande a alcanzar, es encontrarnos con Jesús y caminar con Él. Un padre a quien más ama, es a su hijo; pero nos encontramos con un Padre que entregó lo más preciado, Su Hijo amado, para mostrar a la humanidad cuanto nos ama.
  2. Que tengamos vida eterna. La vida eterna, se basa en que conozcamos al Hijo de Dios y caminemos en comunión con Él.
  3. Que seamos salvos de la condenación. El pecado que consciente o inconscientemente practicamos nos lleva a desobedecer los mandamientos dados por Dios; esto nos acarrea condenación eterna, pero Jesús con su muerte y resurrección nos da la oportunidad de ser salvos a través de la confesión de pecados y un genuino arrepentimiento.

Esta Salvación es para toda la humanidad y mi mejor manera de agradecer al Señor por tan grande amor, es compartir la noticia de Salvación y vida eterna.