Mensaje 2020-Nov-4

SOLO CRISTO (Solus Christus)

La salvación es obtenida solamente gracias a, y por medio de la obra sacrificial de Cristo en la cruz. Excluyendo así todo otro camino para llegar a Dios.

El evangelio nos enfoca en la persona de Cristo, como nuestro perfecto Salvador; enseña que nadie puede añadir a la obra redentora de Cristo. El nombre de Jesús es dado a los hombres de toda edad y nación, porque los creyentes son salvos de la ira venidera solo por Él. Él es suficiente.

Según la opinión más probable, la idea no es que para salvarse sea absolutamente necesario conocer el nombre de Jesús (que significa «Jehová salva»), sino que nadie puede salvarse si no es por medio de la obra de la redención llevada a cabo por Jesús, con el deseo implícito de seguir el método fijado por Dios, porque la salvación siempre procede de Él.

La Reforma hizo un llamado a la iglesia a regresar a la fe en Cristo como único mediador entre Dios y el hombre. Mientras la iglesia romana mantuvo que “hay un purgatorio y las almas que son detenidas allí son ayudadas por las oraciones intercesoras de los feligreses”, “los santos deben ser invocados y venerados”, y que, “sus reliquias deberán ser veneradas”, los reformadores enseñaron que la salvación es solamente a través de la obra de Cristo. Como dijo Juan Calvino en los Institutos de la Religión Cristiana, “…intervino Cristo, e intercediendo por nosotros tomó sobre sus espaldas la pena y pagó todo lo que los pecadores habían de pagar por justo juicio de Dios; que expió con su sangre todos los pecados que eran causa de la enemistad entre Dios y los hombres; que con esta expiación se satisfizo al Padre… vemos solamente hacia Cristo para obtener favor divino y amor paternal.”

Como dice la Escritura,

Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo.

(1Timoteo 2:5-6).

El pecado había puesto enemistad entre Dios y nosotros; Jesucristo es el Mediador que hace la paz. Él es el rescate que iba a ser conocido en el tiempo establecido. No hay ninguna persona dentro de la historia de la humanidad, que haga las veces de mediador entre los hombres y Dios, y mucho menos los protagonistas de las diferentes historias que se narran en la Biblia, excepto Jesucristo, el autor y consumador de la fe.

Por la gracia de Dios, hoy toda persona puede ser salva y recibir al Espíritu Santo como su verdadero ayudador. ¡Solo tiene que manifestar en oración que cree en Cristo y acepta que Él sea el Señor de su vida!

¡La salvación en Cristo es el más grande regalo que Dios ha provisto para el hombre, y está al alcance de todos!