Mensaje 2019-Nov-3

¿Eres salvo?

Jesús mostró un amor verdadero, entregó su vida, derramó su sangre para librarnos del pecado, brindarnos su perdón, para llevarnos a tener una relación con Él y ser los herederos de su Reino.

  • Para ser salvo es necesario resolver el problema del pecado: Perdón es el poder que remueve el obstáculo espiritual resolviendo el problema del pecado. Significa cancelar la deuda. El perdón de Dios no es ignorar la deuda, sino que, habiendo suplido pago justo en el calvario, declara saldada la deuda. “Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado. Bienaventurado el hombre a quien el Señor no culpa de iniquidad, y en cuyo espíritu no hay engaño” (Salmo 32:1-2 RVR1960).

A culpa real, perdón verdadero, completo y eterno”.

  • El lenguaje bíblico en el caso del pecado es totalmente legal.El alma que pecare esa morirá”; quien peca es juzgado, condenado y sentenciado por su pecado. Mira la enseñanza de Pablo en Romanos 6:23, “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”. La consecuencia inevitable del pecado es la muerte. Sólo la gracia de Dios extiende la mano al hombre regalándole vida eterna.
  • Ser salvo significa ser hecho hijo de Dios. Quien se convierte a Cristo entra en una nueva relación con Dios. No es falso que Dios sigue siendo Rey, Amo y Señor. Tampoco dejará de ser Juez y Dios omnipotente. Pero una vez que el pecador se arrepiente, recibe perdón y es libertado de la condenación; entra a formar parte de la familia de Dios (Juan 1:12).
  • Ser salvo significa ser heredero. En esta salvación gloriosa vemos una hermosa cadena de eventos. Al ser perdonado es libre de la culpa, al ser liberado de la condenación es adoptado como verdadero hijo de Dios, al ser hecho hijo de Dios se le da el privilegio de heredar vida eterna.

¿Quién puede contemplar la gloria de la salvación y no anhelarla? ¿Quién puede dejar pasar la oportunidad de recibir el regalo que Dios envió desde el cielo mismo? ¿Quién puede perder la oportunidad de recibir tantos privilegios gratuitamente? No dudes, recibe en este instante, aquello que Dios ha preparado para todo aquel que reconoce a Jesucristo como Señor y lo acepta como Salvador.