Mensaje 2020-Nov-22

Nos necesitamos los unos a los otros

Dios nos creó para contribuir. Dios no nos dio talentos y habilidades para nuestro beneficio personal. Son para el beneficio de otras personas, y los talentos de las otras personas son para nuestro beneficio.

Nuestras habilidades son para el beneficio de otras personas. Nadie es bueno en todo. Tú me necesitas, y yo te necesito. Nadie tiene todos los talentos. No hay personas perfectas que puedan decirle al mundo, “No necesito a nadie”. Nos necesitamos los unos a los otros. ¡Fuimos hechos para trabajar en equipo! Juntos somos mejores. Estas son las claves del éxito:

  1. Construye tus fortalezas para que tus debilidades se vuelvan irrelevantes. Cada persona exitosa hace esto. Sólo trabaja en lo que eres bueno, y hazlo mejor.
  2. Haz equipo con personas que son buenas en lo que tú no eres bueno. Haz equipo con personas que te complementen. Todos tienen algo que contribuir. Nadie lo tiene todo resuelto. Nos necesitamos. Este es uno de los propósitos del matrimonio. En el matrimonio nos unimos para complementar nuestras fortalezas y para compensar las debilidades.
  1. Si quieres que tu negocio sea efectivo, contrata el personal por su Formación espiritual (dones), las Oportunidades en su corazón, los Recursos naturales (habilidades), Su personalidad y Antecedentes; y ponlos en los puestos para los que son buenos. Haciendo esto, no es necesario controlarlos y tampoco motivarlos. ¿Por qué? Porque ellos van a hacer lo que aman hacer, y para lo que son buenos.

Dios quiere que cada persona use sus habilidades para ayudar a otras personas. ¡Nos necesitamos mutuamente! Cuando usamos nuestras habilidades para ayudarnos los unos a los otros, Dios es glorificado.