Mensaje 2019-Nov-21

Que agradecidos le estamos a Dios que no hace exigencias particulares a las personas para ofrecer Su gracia y Su amor. Dios no eligió amar sólo a los ricos, los perfectos o los bellos. Eligió amar a todos: “Pero Dios muestra su amor por nosotros en que, cuando aún éramos pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8 RVC).

Hay 10 grandes beneficios de la gracia de Dios en nuestra vida:

  1. Somos salvados por gracia. La única puerta de entrada al cielo es por gracia. No puedes ganártela. No puedes trabajar por ella. No puedes comprarla (Efesios 2:8-9).
  2. Somos perdonados por gracia. Aunque no lo merecemos, Dios paga nuestra deuda por completo por Su gracia (Isaías 43:25).
  3. Somos sustentados por gracia. Dios nunca te pedirá que hagas algo para lo que no te haya dado la habilidad o el poder para hacer. El poder y la habilidad se llama gracia (Filipenses 2:13).
  4. Somos sanados por gracia. Dios sana nuestros corazones rotos y venda nuestras heridas aun cuando no lo merezcamos (Salmo 147:3).
  5. Somos liberados por gracia. Nuestra relación con Jesús no es un montón de tareas que debemos realizar. En vez de eso es descansar en lo que el Señor ya hizo (Mateo 11:28-30).
  6. Se nos dieron talentos por gracia. Dios nos ha dado a cada uno de nosotros habilidades para hacer bien algo, y estamos para usar esas habilidades para Él (Romanos 12:6).
  7. Somos usados por gracia. Dios nos usa para cumplir sus propósitos en este mundo, no por algo que hayamos hecho sino por simple gracia (Efesios 3:7).
  8. Somos mantenidos salvos por gracia. No podemos perder nuestra salvación porque es un regalo de parte de Dios (Judas 1:24).
  9. Somos transformados por gracia. A través de su gracia, Dios nos hace nuevos por medio de la renovación de nuestro entendimiento (Romanos 12:2).
  10. Somos madurados por gracia. El trabajo de Dios de hacernos más semejantes a Jesús sucede no porque nos lo hayamos ganado o por nuestro esfuerzo, sino por la gracia de Dios (2 Pedro 3:18).

Al analizar estos beneficios, tal vez te puedes preguntar cómo podrías recibir esa gracia en tu vida.

La Biblia dice que es simple, una respuesta de cuatro palabras sobre cómo se recibe la gracia de Dios: al confiar en Cristo. La gracia de Dios está completamente cubierta por una persona: Jesús. No la puedes obtener a través de una religión o un ritual. No la puedes obtener por seguir las reglas. La obtienes a través de Jesucristo. Pero es importante afirmar que: la gracia de Dios no es barata; le costó la vida a Jesús. Es la acción más cara que existe; Él murió en la cruz para pagar por ella.

La muerte de nuestro Señor en la cruz logró tres cosas para nosotros:

  • Pagó por nuestros pecados. Si tienes una relación con Jesús, Él se hizo cargo de tu castigo.
  • Quebró el poder del pecado. La muerte de Jesús en la cruz nos da el poder para cambiar los hábitos, heridas y cargas en nuestra vida.
  • La presencia del pecado será borrada. Algún día, todos los que seguimos a Jesús iremos al cielo, donde no habrá ningún pecado.

La costosa gracia que Dios ofrece cambiar todo en tu vida. ¡Solo debes aceptarla!