Mensaje 2020-Nov-20

El servicio importa

La primera vez que se va al gimnasio, el entrenador explica que es importante trabajar con cada parte del cuerpo para tener un físico balanceado. No hacerlo produce desequilibrio. Una persona necesita ejercicios cardiovasculares y también entrenamiento de fuerza. La importancia del equilibrio y cómo el cuerpo completo necesita ejercicio y entrenamiento para un desempeño general satisfactorio, nos lleva a pensar que como miembros del cuerpo de Cristo, también necesitamos un equilibrio integral.

Tenemos que estar conectados a la familia de la iglesia, para que podamos cumplir con nuestro llamado de servir a otros creyentes de manera práctica:

  1. Nuestro servicio es muy necesario en el Cuerpo de Cristo. Cada uno de nosotros tiene un papel que desempeñar, y cada papel es importante. No hay servicio pequeño para Dios; todos son importantes.
  2. Del mismo modo, no hay ministerios insignificantes en la iglesia. Algunos son visibles y otros están detrás del escenario, pero todos son valiosos. Ministerios pequeños o no visibles a menudo hacen la diferencia más grande.

En una casa, la luz más importante no es la gran lámpara en el comedor, sino esa pequeña luz nocturna que sirve en la noche para evitar un tropiezo o un golpe inesperado. De la misma manera, no existe una correlación entre el tamaño y la importancia cuando se trata del servicio en el cuerpo de Cristo. Cada ministerio importa, porque todos somos dependientes entre sí para funcionar.

Si la salvación se basa en la fe en Jesucristo, ¿por qué quiere Dios que hagamos buenas obras? Dios nos llama a un servicio mucho más allá de cualquier cosa que podamos imaginar (Efesios 2:10 NTV). Cada vez que servimos a los demás, de alguna manera, en realidad, estamos sirviendo a Dios.