Mensaje 2020-Nov-17

Tú eres importante para Dios

¿Has pensado en algún momento que no tienes lo suficiente para poder servir al Señor y servir a otros? Considera lo que eran los siguientes personales bíblicos antes de que el Señor los llamara: Abraham era viejo, José fue abusado, Moisés era tartamudo, Rahab era inmoral, David tuvo una aventura amorosa y todo tipo de problemas familiares, Jonás era desobediente, Pedro era impulsivo y de temperamento fuerte. Todos ellos, y muchos más, tenían características que los descalificaban para ser útiles a la sociedad de aquel entonces. Sin embargo, Dios los llamó y se convirtieron en grandes instrumentos de Sus propósitos.

Si fueras a dar tu vida por algo. ¿Que sería —una carrera, deporte, afición, fama, riquezas? Ninguna de estas cosas tiene una trascendencia perdurable; sin embargo:

  1. El servicio es el camino a una verdadera trascendencia. Es a través del ministerio que descubrimos el significado de nuestras vidas. La Biblia dice, “nosotros, siendo muchos, formamos un solo cuerpo en Cristo, y en ese cuerpo cada uno es un miembro al servicio de los demás” (Romanos 12:5 BLP).
  2. A medida que servimos juntos en la familia de Dios, nuestras vidas toman una importancia eterna. Pablo dijo “Ahora bien, el cuerpo no consta de un solo miembro, sino de muchos… Si todos ellos fueran un solo miembro, ¿qué sería del cuerpo?” (1 Corintios 12:14,19 NVI).

Dios quiere usarte para hacer la diferencia en el mundo. Él quiere trabajar a través de ti. Lo importante no es lo que dure tu vida, sino la entrega de ella. No cuánto viviste, sino cómo viviste. Muchos personajes sobresalientes en la historia bíblica no estaban suficientemente instruidos ni tenían las características que hoy tú tienes, pero Dios usó a cada uno de ellos en su servicio. ¡Él está listo para usarte a ti también! Simplemente disponte para cumplir los propósitos que Él tiene para ti.