Mensaje 2022-May-2

Serie: Costumbres Éticas (DECIR LA VERDAD)

¿Qué es la verdad?

Hace casi dos mil años Jesús fue sometido a juicio y juzgado por aquellos que mentían porque necesitaban favorecer sus intereses. De hecho, Jesús enfrentó seis juicios en menos de un día completo, tres de los cuales fueron religiosos, y tres fueron legales. Al final, pocas personas implicadas en esos acontecimientos pudieron responder a la pregunta de Pilato, “¿Qué es la verdad?”.

Esta pregunta ha brillado a través de la historia. La palabra griega para “verdad” es alētheia (αλήϑεια), la cual, literalmente significa “no-escondida” o “nada escondido”. Transmite la idea de que la verdad siempre está ahí, siempre abierta y disponible para que todos puedan verla, con nada escondido u oculto.

La palabra hebrea para “verdad” es emeth (אמת), que significa “firmeza”, “constancia” y “duración”. Tal definición implica una sustancia eterna y algo en que se puede confiar.

  1. ¿Por qué es tan importante entender y adherirse al concepto de la verdad absoluta en todas las áreas de la vida? Simplemente porque la vida tiene consecuencias por estar equivocado. El dar a alguien la cantidad inadecuada de medicamento, puede matarlo; o el abordar el avión equivocado, nos llevará donde no deseamos ir. Las decisiones equivocadas nos llevan a consecuencias desastrosas; mientras que las decisiones acertadas implican resultados exitosos y bendiciones poderosas.
  2. La mentira se impuso en el juicio de Jesús. Durante los seis juicios de Jesús, el contraste entre la verdad y la mentira, entre la justicia y la injusticia, fue inconfundible. Ahí estaba Jesús, la Verdad, siendo juzgado por aquellos cuyas acciones estaban inundadas de mentiras.

La pregunta que hizo Poncio Pilato hace siglos, pasa por alto el hecho de que muchas cosas pueden tener la verdad, pero solo Uno puede realmente ser la Verdad. La dura realidad es que, aquella madrugada de hace casi dos mil años, Pilato estaba mirando directamente al Origen de toda la Verdad.

Jesús, un poco antes de ser arrestado y presentado ante Pilato, había hecho una simple y contundente afirmación “Yo soy la verdad”, lo que fue una declaración bastante increíble. ¿Cómo un simple hombre podía afirmar ser la verdad? No era posible, a menos que Él fuera más que un hombre, que en realidad fuera lo que Él aseguraba ser. Lo cierto es que, la afirmación de Jesús fue validada cuando Él resucitó de los muertos (Romanos 1:4).

Conoce a Jesús para que conozcas a Dios. Jesús es el único que conoce al Padre por haber estado con Él y, por lo tanto, también el único que puede hablar con autoridad sobre la verdad de Dios.