Mensaje 2022-May-13

Serie: Costumbres Éticas (MANEJAR LA CRÍTICA)

Manejar la crítica como Jesús

El ejemplo que ha dado Jesús consiste en que no devolvía los insultos cuando se le insultaba, no respondía bruscamente cuando se le criticaba o cuando se burlaban de Él. Cuando Jesús padeció no maldijo a sus torturadores sino que tenía en mente a su Padre que juzga justamente.

El ejemplo de Jesús de cómo manejaba la crítica nos enseña que hoy debemos seguir Su enseñanza y mostrar a los demás amor, bondad y humildad a la hora de responder a las críticas y observaciones que nos hacen.

  1. Jesús hasta en Su crucifixión procedió correctamente. Aun cuando Jesús estaba en la cruz, estuvo sometido a la crítica de los soldados, las multitudes y a uno de los ladrones que moría a su lado. Hasta en esos momentos finales, se condujo de la manera correcta con sus detractores.
  2. Jesús ignoró las críticas sabiamente. En algunas ocasiones, Jesús consideró el origen de las críticas y las ignoró (Mateo 27:13-14). Algunas personas son permanentemente críticas; en esos casos, la única respuesta correcta es no responderles o ignorar sus críticas.

Cuando las críticas provienen de personas con malas intenciones y que a todas luces solo buscan provocar malestar, la mejor respuesta posible es: ignorar a esas personas.

  1. Cuando lo creyó conveniente, Jesús respondió a las críticas y puso las cosas en orden. Los fariseos pensaron que habían atrapado a Jesús en lo relacionado con el pago de impuestos; Su respuesta los silenció (Mateo 15:22). Hay ocasiones en las que necesitamos hablar firmemente, aportar datos y acallar cualquier rumor.

Manejar la crítica adecuadamente, como Jesús, no solo honra a Dios, sino que nos permite relacionarnos más y mejor con las personas a nuestro alrededor y que probablemente comparten con nosotros los mismos propósitos. Nos ayuda a fortalecer relaciones que perduran y a ser útiles como miembros de la comunidad.

¡Oh Señor!, por favor, ayúdanos a no ser jamás culpables de lo que nuestros críticos dicen de nosotros” (Billy Graham).