Mensaje 2020-May-12

… Pero fue a nosotros a quienes Dios reveló esas cosas por medio de su Espíritu. Pues Su Espíritu investiga todo a fondo y nos muestra los secretos profundos de Dios. Nadie puede conocer los pensamientos de una persona excepto el propio espíritu de esa persona y nadie puede conocer los pensamientos de Dios excepto el propio Espíritu de Dios.

(1 Corintios 2:9-11 NTV).

Lo que Dios ha revelado a Sus hijos

El Espíritu Santo ya nos ha revelado el futuro maravilloso y eterno que nos espera con Jesucristo; el cual nos da esperanza y valor para seguir adelante en la vida presente, y así tolerar las dificultades y evitar que cedamos a la tentación. Este mundo no es todo lo que es y no alcanzamos a imaginar todo lo que Dios tiene reservado para nosotros en esta vida y en la eternidad, cuando creará un cielo nuevo y una nueva tierra, y viviremos con Él para siempre.

Hay muchas cosas que la gente no haría si conociera la sabiduría de Dios en la gran obra de la redención. Hay cosas que Dios ha preparado para los que le amamos, y le esperamos; cosas que los sentidos no pueden descubrir, que ninguna enseñanza puede transmitir a nuestros oídos, ni pueden aún entrar a nuestros corazones (Isaías 64:4).

«Lo profundo de Dios» es la naturaleza indescifrable de Dios y Su extraordinario plan para el hombre, por medio de Su muerte y Su resurrección, así como la promesa de salvación, revelados solamente a aquellos que creen que todo lo que Dios dice es verdad. Aquellos que creen en la muerte y resurrección de Cristo y ponen su fe en Él, sabrán todo lo que necesitan saber para ser salvos. Sin embargo, este conocimiento no lo podrá poseer aun la gente más sabia, a menos que acepten el mensaje de Dios. Todos aquellos que lo rechacen son necios, sin importar cuán sabios los considere el mundo.

Lo inesperado de las obras de Dios es que no han sido vistas ni oídas antes, de las cuales el apóstol Pablo dice:

  • Dios las reveló (retiró el velo que las cubría) a nosotros, esto es, a todos los creyentes por medio del Espíritu Santo, quien todo lo escudriña, lo conoce y lo penetra perfectamente.
  • Así como nadie conoce las profundidades de una persona, excepto la persona misma, así tampoco nadie puede conocer las profundidades de Dios, excepto Dios mismo.

Los sentimientos, los asuntos privados y las experiencias íntimas solo las puede conocer el espíritu humano de cada persona; de la misma manera el Espíritu Santo es el único que puede revelar y decir algo acerca de Dios y nos puede guiar a un conocimiento realmente íntimo del Creador. El Espíritu Santo nos guía, nos dice de dónde venimos, qué hacemos y para dónde iremos; es el Espíritu Santo nuestro orientador, nuestro rector; es el Espíritu Santo quien con Su sabiduría nos muestra el camino que debemos tomar. Hagamos del Espíritu Santo nuestro amigo, nuestro confidente, hagamos del Espíritu Santo el regente de nuestra vida

Además, no todas las personas pueden entender las cosas de Dios, pues lo espiritual solo puede ser interpretado por personas, como nosotros, con sensibilidad espiritual, solo por personas que tienen al Espíritu Santo como su Dios y como su amigo.

Al tener el Espíritu de Dios, los creyentes conocemos los secretos de Dios, Su plan de salvación para la humanidad y, nos revela los propósitos que Él tiene para cada uno.

¡Procuremos obrar en concordancia con los designios del Altísimo!