Mensaje 2021-Mar-23

Manteniendo la paz con los demás

Las relaciones humanas a veces son complicadas. ¿Cuántas veces nos hemos encontrado a nosotros mismos discutiendo con otra persona por una sencillez? El ruido que hace a veces el vecino, la forma de cerrar la puerta por parte de un hijo o la persona que se nos pasa por delante en la fila del supermercado. A veces nos enojamos por cosas que en el fondo no son importantes, y dejamos que nuestra paz se vea afectada por ello.

La Biblia dice: “Si es posible, en cuanto dependa de ustedes…”. ¡Es tan dañino estar en conflicto con otras personas! Este tipo de tensiones nos quitan la paz, y hacen que salga lo peor de nosotros mismos a la luz.

Aquí tenemos una serie de consejos que nos ayudarán a mantener la paz con otras personas.

  1. Demos prioridad a la relación, no a tener razón: A veces estamos tan seguros de tener la razón, que estamos dispuestos incluso a lastimar a la otra persona por ello. ¡No merece la pena, y no es sabio! La Biblia dice, “No seas sabio en tu propia opinión” y en ocasiones es mejor ceder ante la razón de otros, pero ganar paz (Proverbios 3:7).
  2. Cuando veamos algo que nos incomode, no reaccionemos de inmediato: Esperemos un tiempo para relajarnos y buscar hablar con la persona en otro momento, no cuando estemos alterados. Eso nos ayudará a pensar mejor las cosas, y hablar de una manera más efectiva. “Todo tiene su momento; todo lo que sucede bajo el cielo ocurre de acuerdo a un plan” (Eclesiastés 3:1 PDT).
  3. Comunicación: Cuando dos discuten acaloradamente han perdido su objetividad. La comunicación no es hablar para tratar de imponer un punto de vista, sino para intentar entender al otro, y buscar una solución en común. Cualquier relación requiere de una comunicación sincera.

Cuando ponemos en equilibrio nuestras emociones y nuestras acciones, lograremos vivir de una forma más tranquila con aquellos que nos rodean. Para evitar las pequeñas discusiones del día a día: “Escoge tus batallas” no todas se pueden ganar, pero si podemos escoger cuales nos pueden afectar.

La mejor forma para crecer en comunidad es por medio de mantener la paz con los demás, no imponiendo nuestro criterio a los otros.