Mensaje 2020-Mar-23

Formados para servir

Fui formado por Dios para una finalidad específica. Todo lo planeó Él.

Dios estuvo presente el día que fuimos formados en el vientre de nuestra madre. No somos ajenos a Su creación, no somos resultado de una linda o triste experiencia; Él quiso que naciéramos para Su propósito.

  1. Cada criatura con habilidades especiales: Algunos animales corren, otros saltan, otros nadan, otros se encuevan, otros vuelan. Lo mismo pasa con los seres humanos. Cada uno de nosotros fue diseñado de manera única, formado para hacer ciertas cosas. Antes que Dios nos hiciera, decidió qué rol quería que jugáramos en la tierra y nos formó para esa tarea. Somos de la manera que somos porque fuimos hechos para un trabajo determinado, con un objetivo especial (Efesios 2:10).
  2. Cada día para apoyar nuestro proceso de formación: Nada de lo que pasa en nuestra vida es irrelevante “Cada día de mi vida estaba registrado en tu libro” (Salmos 139:16 NTV). Dios usa todo lo que hemos vivido para modelar a otros y les enseñemos Su amor y Su Dios no desperdicia nada. Está dispuesto a usar nuestros talentos, habilidades, personalidad, carácter y experiencias para Su gloria. Si identificamos esos factores podemos descubrir Su voluntad para nosotros.

Si Dios estuvo el día de mi formación, debo entender que lo que me ha sucedido no ha sido ajeno a sus ojos. ¡Somos maravillosamente complejos!