Mensaje 2021-Mar-17

Salvos para servir

En una ocasión una mujer vio a un niño sin zapatos, muy pobre, mirando la vitrina de un almacén de calzado; lo hizo entrar, lo llevó al fondo de la tienda, pidió agua, le bañó los pies y pidió 12 pares de medias y unos zapatos de su talla; la mujer pagó la compra y salieron del almacén. Al despedirse, el niño pregunta a la mujer ¿señora  es usted la esposa de Dios?

En esta carta Juan frecuentemente nos hace reflexionar sobre nosotros mismos, haciéndonos ver quiénes y cómo somos en realidad, y llevándonos a entender lo que el Señor espera de nuestra conducta.

  1. Dios nos amó y salvó. Estando en miseria espiritual Él nos transformó de muerte espiritual a vida eterna; no teníamos esperanza y Su bondad nos alcanzó. Al pasar de muerte a vida comienza nuestro corazón a ser más sensible para ver las necesidades que hay a nuestro alrededor; y la experiencia con Dios y su Palabra nos va mostrado como podemos y debemos servir.
  2. Dios nos manda a amar y servir. Dios autor de salvación y vida quiere que sus hijos tengamos un corazón sensible a las necesidades que hay frente a nosotros. El amor no solo se siente, sino que se demuestra; cuando vemos a un hermano, amigo o familiar pasando una necesidad y podemos ser su apoyo, no debemos dudar en hacerlo. Que nuestro amor no se demuestre solo en palabras sino también con hechos. El verdadero amor de Dios da como resultado el servicio y este se hace sin importar el modo, tiempo o lugar.

El apóstol Juan estaba diciendo que el amor no es simplemente un sentimiento; es algo que se expresa a sí mismo en acción. El plan de Dios para cada hijo en la tierra es Su salvación, que no haya condenación para ninguno, sino que todos estemos con Él en el cielo; mientras esto sucede que podamos mostrar Su amor aquí en la tierra a través del servicio a otros, que no dejemos pasar las oportunidades de compartir nuestros bienes con aquellos que lo necesitan.

Lo verdaderamente importante es si nuestro amor se pone en evidencia en lo que estamos haciendo o no.