Mensaje 2022-Jun-23

Serie: Hábitos administrativos (DAR)

Jesús dio a sus enemigos

En este episodio vemos a Jesús actuando con misericordia y con amor con quien Él sabía que lo iba a traicionar. Le da el pan mojado a Judas, quien probablemente estaba sentado muy cerca del Maestro. Jesús está actuando conforme a una tradición antigua: un invitado siempre recibía del anfitrión un trozo de pan mojado como una muestra de honra.

Es evidente en este pasaje y en todo el Nuevo Testamento, que Jesús vino a servir y que no se detuvo a pensar en la condición espiritual de cada persona. Esta historia nos enseña que:

  1. Debemos tratar bien a los demás. Jesús le pasó a Judas el trozo de pan, evidenciando el especial aprecio que le tenía, lo cual muestra claramente que el Señor tenía la costumbre de hacerlo, y nadie se dio por sorprendido.
  2. Los discípulos seguían sin comprender la misión de Jesús. Creían que Jesús estaba enviando a Judas a cumplir con las obligaciones de la fiesta; ocasión especial para hacer algo por los más necesitados. Así que los discípulos creyeron que Jesús estaba comisionando a Judas a hacer la contribución acostumbrada para que también los pobres pudieran celebrar la Pascua. A veces el servicio que se presta no es el que se debe prestar.
  3. Judas salió de noche. Juan, en este relato, le da un sentido espiritual al hecho de que Judas sale de noche a cumplir con su cometido. Siempre es de noche cuando una persona se aleja de Cristo para seguir sus propios planes. Siempre es de noche cuando se escucha la llamada del mal en lugar de la del bien. Siempre es de noche cuando el odio apaga la luz del amor. Siempre es de noche cuando le volvemos la espalda a Jesús. No siempre se hace lo que se debe hacer y lo que agrada a Dios.

A pesar de las circunstancias, a pesar de las actitudes, a pesar de la incomprensión, Jesús siempre mostró su deseo de servir, de enseñar y de entregar todo de Sí para el beneficio de los demás; y en los momentos más cruciales, nos indicó como debemos actuar.

Nunca nos pareceremos más a Dios que cuando servimos, damos y nos entregamos a los demás.