Mensaje 2020-Jun-23

¿Soy un buen amigo?

Tú puedes hacer más amigos en pocos meses interesándote sinceramente por otras personas, que en varios años procurando que la gente se interese en ti.

Si te consideras que eres un buen amigo debes conocer, analizar y practicar las siguientes características.

  1. No debes albergar celos en tu corazón. ¿Realmente me emociono por los logros de los demás?, ¿me alegro cuando mi amigo tiene éxito, comienza un nuevo proyecto o tiene un logro académico?, ¿me alegro cuando ella o él son el centro de toda atención y no yo? El estado de tu corazón cuando ves a otros lograr resultados importantes, los cuales has deseado para ti mismo, revelan la profundidad de tu amor por el prójimo (Santiago 3:14-15).
  2. Debes decir la verdad en amor, aun cuando duela. Es muy importante ser sincero con quienes te rodean. Y es que de nada te sirve decir aquello que quieren escuchar y no aquello que necesitan escuchar. Ganarás más respeto cuando eres sincero y veraz: “Amados hermanos, si otro creyente está dominado por algún pecado, ustedes, que son espirituales, deberían ayudarlo a volver al camino recto con ternura y humildad” (Gálatas 6:1a NTV).
  3. No debes hablar mal de nadie. Recuerda que tus palabras pueden ser armas de destrucción o herramientas de construcción. El Señor es reiterativo en la exhortación de usar nuestra boca solo para pronunciar palabras que motiven y contribuyan en la edificación de todos. Las amistades verdaderas tienen la cortesía de guardarse los secretos y de no compartir información privada: “El chismoso revela los secretos, pero el hombre confiable los guarda” (Proverbios 11:13 NBV).

No hay duda que la amistad verdadera es uno de los regalos más grandes de Dios para nosotros. Como dijo Salomón, “¡ay del solo! que cuando cayere, ¡no habrá segundo que lo levante!”, sin embargo, en las actuales circunstancias mucha gente está enfrentando soledad, preocupación y angustia por el presente y por el futuro. Nosotros como hijos de Dios y como amigos nos corresponde proclamar Su verdad e invitar a todos a que se acerquen a Dios y confíen en Él.

¡Verdaderamente, el regalo de la amistad fue una de las mejores ideas de Dios; fue otra manera que Él escogió para demostrar Su amor por nosotros!