Mensaje 2022-Jun-12

Serie: Hábitos administrativos

Jesús nos mostró cómo usar el dinero a la manera de Dios

Una persona cuya felicidad dependa de lo material, está condenada a una penosa desilusión. Si los anhelos de una persona están soportados en lo superfluo, está abocada a perderlo todo, porque los bienes materiales no son estables, ni duran para siempre.

Jesús demostró cómo Dios espera que cada uno de nosotros administre su dinero y sus posesiones. Jesús comprendió las bendiciones y los peligros del dinero:

  1. Jesús pagó sus deudas. Jesús estaba dispuesto a pagar sus deudas. Él comprendió sus obligaciones terrenales y cumplió cada una de ellas. Él pagó sus impuestos (Mateo 17:24-27; 22:19-22).
  2. Jesús comprendió los peligros del dinero. Con el joven rico, Jesús demostró que el dinero y las posesiones pueden ocupar fácilmente el lugar de Dios y, por lo tanto, pueden costar el alma. No es un pecado ser rico; pero sí es pecado que el dinero ocupe el lugar de Dios en nuestra vida (Marcos 10:21).
  3. Jesús demostró que cuando se pone a Dios en primer lugar, todas las otras necesidades serán satisfechas. Jesús nos demostró que cuando ponemos a Dios en primer lugar, cada necesidad de nuestro cuerpo será satisfecha; cada necesidad, no cada deseo. Nuestra responsabilidad es obedecer; la de Dios es cumplir con su Palabra, y Él siempre cumple lo que dice (Lucas 12:29-31, 34).
  4. Jesús nos demostró que nadie puede dar más que Dios. Jesús sabía que cuando obedecemos a Dios y tenemos fe en Él, Él nos bendecirá mucho más que lo que nosotros le hemos dado. A Dios le encanta bendecir a sus hijos obedientes (Lucas 6:38).

El hábito de Jesús de usar el dinero a la manera de Dios significa tomar la decisión de destinar el dinero para sostener el reino de Dios, satisfacer las necesidades propias y las de nuestra familia y ahorrar para el futuro. Si hacemos esto con obediencia, las bendiciones de Dios no se apartarán de nosotros.

Dios desea nuestra fe y obediencia para poder cumplir su propósito en y a través de nosotros.