Mensaje 2022-Jun-1

Serie: Hábitos administrativos (DESAFIAR EL STATU QUO)

Desarrollando el hábito de desafiar el statu quo

El hábito de Jesús de desafiar el statu quo implica tomar la decisión de enfrentarse, con espíritu de amor, a aquellas conductas generalmente basadas en tradiciones, que son carentes de propósito.

La comodidad, la resistencia, la pereza o la predisposición impiden lograr un cambio verdadero en la manera en que nos enfrentamos a las vivencias y costumbres del mundo que nos rodea. No obstante, en nuestras manos está el reto de lograrlo; para lo cual es bueno considerar las siguientes recomendaciones:

  1. Comience creyendo que las cosas pueden cambiar: Si Jesús resucitó desafiando las leyes naturales, cómo no creer que el cambio es posible. Hagamos más de lo que sea necesario, no nos contentemos con el promedio, caminemos un kilómetro más.
  2. Establezca metas acerca de cómo usted desea que sean las cosas. Fijarse metas es poderoso. No acepte lo que otros han dicho acerca de que algo es difícil o imposible, porque con Jesús todo es posible (Lucas 18:27).
  3. Desafíe el estado de las cosas si no son como debieran ser. Atrévase a ser un agente de cambio. Permita que Dios lo use para hacer una diferencia. Usted puede hacerlo con amor y mucho tacto. Esté seguro de que lo que usted desea cambiar merece el esfuerzo requerido.
  4. Descubra qué obstáculos podría encontrar si decide desafiar el estado presente de las cosas. Pregúntese: “Si yo intento este cambio, ¿qué obtendré específicamente como resultado?”. Acepte que cambiar el statu quo no será fácil y tenga un verdadero propósito al intentar cambiar las cosas.
  5. Haga una lista de las áreas de su vida que han llegado a estancarse. Todos tenemos la tendencia a estancarnos, a seguir la vía de menor resistencia. Señale específicamente las áreas en las cuales usted siente que ya no está creciendo.

El statu quo puede implicar un momento de paz y tranquilidad, un momento de crisis o un momento de pasividad y frustración. Por ello, su significado dependerá del contexto, y los resultados, de la paciencia y la amabilidad que le imprimamos al proceso. Desafiemos el statu quo e identifiquemos aquellas áreas de nuestra vida que requieren una verdadera transformación.