Mensaje 2021-Jul-16

Santos como Dios es santo (2)

¿Qué es la santidad? «Es sencillamente una total conformidad, en las cosas grandes y pequeñas, a la Santa voluntad de Dios; ser de una mente con Dios en todos los juicios de la mente, en todos los sentimientos del corazón, y en todas las manifestaciones de la vida, estando de acuerdo con la valoración que Dios hace de las cosas». La santidad, dice George Goodman, «es tener una conciencia limpia por medio de la Sangre, y una vida conducida por el Espíritu por medio de la Palabra. Es tener el poder de Cristo reposando sobre uno, y ser feliz en la libertad que Él da».

La condición de la santidad es la obediencia a todos los mandamientos y deseos conocidos de nuestro Señor. Él nos dice categóricamente que «debemos ser santos»; no nos deja a nuestro albedrío si vamos o no a entrar en un estado de santidad, humildad, devoción y todos los demás deberes de la vida cristiana; es nuestro deber dedicarnos a Dios en cada uno de estos aspectos.

  1. Después que las personas dedican su vida a Cristo, aun sienten cierta atracción por sus costumbres pasadas. El mundo tiene su propio estilo de vida, al cual los creyentes se sienten atraídos muchas veces, pero Pedro les advierte que no deben conformarse a los malos deseos que se destacan en el mundo. La Biblia exhorta continuamente a los cristianos a que rechacen el modo de obrar del mundo y que vivan en obediencia a la Palabra de Dios.
  2. Sed sobrios, velad contra todos los peligros y enemigos espirituales y sed templados en toda conducta. Sed sobrios en la opinión y en la conducta y humildes en nuestros juicios. La santidad es el deseo y el deber de todo cristiano. Debe estar en todos los asuntos, en cada condición, y para toda la gente. Debemos velar y orar especialmente en contra de los pecados a que nos inclinamos. La palabra escrita de Dios es la regla más segura de la vida del cristiano y por esta regla se nos manda ser santos en todo. Dios hace santos a quienes salva.

¡Para el creyente, la santidad no termina con el perdón y la limpieza del pecado, sino que comienza con una vida activa de oposición al pecado. El pecador debe luchar por vivir en obediencia a Dios, demostrando así el significado de la palabra santo!