Mensaje 2021-Feb-14

El Señor siempre nos guía

Moisés animó a los israelitas para que no temieran a los pueblos enemigos que estaban en la tierra que iban a conquistar. Moisés había visto regresar al desierto a la vieja generación temerosa. Por eso, estimuló una y otra vez a esta nueva generación para que continuase su viaje, asegurándoles que Dios les guiaría a la tierra prometida.

La fortaleza y la valentía de nosotros como discípulos del Creador vendrán de nuestra confianza en que Dios está siempre con nosotros y la certeza de que no nos abandonará, sin importar las circunstancias por las cuales estemos atravesando.

El Señor nos asegura Su presencia constante en medio de nosotros, porque si nos ha guiado y guardado hasta aquí, pasará delante de nosotros en el presente y no nos dejará ni nos desamparará en el futuro. Dios mismo nos ha llamado y capacitado para que seamos sus servidores e instrumentos de gran bendición para otros. Nos irá bien siempre y cuando tengamos a Dios como único referente. En Dios haremos proezas, pues en Él tendremos la victoria y siempre seremos exitosos.

Hay dos motivos principales para alimentar gran esperanza en la dirección del Señor:

  1. Los resultados ya obtenidos confirman que la obra que ha comenzado en nosotros, la perfeccionará hasta el día postrero;
  2. Ha puesto en nosotros el poder suficiente para llevar a cabo lo que Él nos ha ordenado.

En todo este panorama dispuesto por Dios, nos corresponde tener valor, orar y mantener firme nuestra fe en Él, quien gobierna todo el universo y controla todo a nuestro alrededor. Nuestra esperanza debe estar solo en Aquel que tiene el poder de cambiar las circunstancias a nuestro favor; ese ser amoroso es nuestro Padre celestial que tiene planes de bien y no de mal, para darnos el fin que estamos esperando y puede hacer posible lo que es imposible para nosotros.

Independientemente de las circunstancias, el poder y la bendición de Dios permanecen para siempre en nosotros; a ¡Él sea toda la gloria y el honor!