Mensaje 2021-Feb-13

Alegría y gozo en el Señor

El tema del Salmo 118 es el amor eterno de Dios, el cual es inmutable en medio de situaciones cambiantes. Probablemente Moisés escribió este hermoso salmo para contemplar con adoración la Pascua histórica y para mirar adelante con maravilla a la Pascua espiritual en Cristo.

Cada día que el Señor nos da es una nueva oportunidad para proyectar nuestro futuro y colocar en las manos de Dios nuestros anhelos, nuestras necesidades y cada aspecto de nuestras vidas. Cada día es una manifestación de la bondad de Dios con todos los seres humanos y en especial con Sus hijos amados. Por ello debemos dar gracias al Señor porque:

  1. Hoy nos ha permitido levantarnos, muchos no lo han podido hacer;
  2. Tenemos un trabajo que Dios utiliza para traer la provisión a nuestros hogares, muchos salen a buscarlo y aún no lo encuentran;
  3. Gozamos de salud, muchos están postrados en los hospitales;
  4. Tenemos una familia, muchos están en contiendas con sus cónyuges, hijos, hermanos o padres;
  5. Tenemos alimento, muchos han sido privados del sustento diario, o hace un considerable tiempo en el que solo tienen acceso a una sola comida al día.

Hay días cuando lo que queremos hacer no es nada parecido a alegrarnos. Nuestro semblante está fruncido y el ánimo está menguado, nuestra situación está cada vez más complicada, no tenemos la solución a nuestro alcance, y el desconsuelo y el desánimo son abrumadores. Sin embargo, independientemente de cuáles sean hoy nuestras circunstancias, este día lo ha hecho el Señor y desea lo mejor para nosotros; ¡alegrémonos y gocémonos en Él! Tiene las mejores bendiciones y anhela que procedamos conforme a sus preceptos para que las desencadenemos lo antes posible. Espera que seamos obedientes en todo y nos conduzcamos conforme a sus enseñanzas.

¡Cuando Dios permite un cambio, no es para destruirnos, sino para guiarnos hacia las bendiciones!