Mensaje 2021-Feb-11

Diseñados para actuar

Un barco está seguro en el puerto, pero no fue construido para eso. Fue diseñado para salir a alta mar, navegar en toda clase de condiciones, poniendo a prueba todas sus características. Así es la vida del hombre, fue diseñado para enfrentar retos y crecer a través de éstos. Para ello, no está solo; Dios lo ha provisto de dones y talentos, con los cuales puede lograr metas y resultados en su vida.

La misión que Dios le encarga a Josué fue para él perfectamente clara, y al emprenderla, fue plenamente consciente de que debía hacer la voluntad de Dios. Josué toma en serio el encargo, y encuentra en su relación con Dios la fortaleza y la valentía que necesitaba; las cuales vendrían de su confianza en que Dios estaba con él, y que contaba con todo Su respaldo y aprobación para asumir el liderazgo del pueblo y desarrollar la labor que le había sido encomendada.

  1. El camino que Dios nos ha marcado debe ser suficientemente despejado también para nosotros, en la medida que entendamos claramente los propósitos del Creador. Con la oración y la lectura de Su palabra podemos ir interpretando los designios de Dios para nosotros, con el fin de ir dando los pasos en el sentido correcto.
  2. Por ello es importante, esforzarnos y ser muy valientes, cuidando de hacer todo conforme a las instrucciones de Dios. El éxito en todo lo que emprendamos depende de la obediencia que tengamos de los preceptos divinos.
  3. Aunque Josué fue preparado para conquistar la tierra prometida, no fue el poder, sino la confianza en Dios y la obediencia a Él, lo que le garantizaron el éxito de la operación. Así hoy nosotros en nuestras batallas, contamos con el respaldo del Espíritu Santo, siempre y cuando seamos obedientes a los mandatos de Dios.

Si creemos que el Señor está con nosotros, entonces podremos ser valerosos para enfrentarnos a nuestros gigantescos enemigos. La Palabra de Dios tiene que ser para nosotros nuestra única e infalible guía. En observarla hay gran recompensa.

¡Ninguna dignidad o dominio de hombre nos coloca por encima de la Palabra de Dios!