Mensaje 2021-Ene-4

Todo en el nombre de Jesús

Aquí el apóstol Pablo nos da un gran principio para la vida: «todo lo que hagan o digan, háganlo como verdaderos seguidores del Señor Jesucristo». Una de las mejores pruebas al actuar es preguntar: ¿Podemos obrar invocando el nombre de Jesús? ¿Podemos obrar pidiendo Su ayuda? Y una de las mejores pruebas al hablar o escribir es preguntar: ¿Podemos decir o escribir tal cosa nombrando conjuntamente a Jesús? ¿Podemos decir o escribir tal cosa teniendo presente que Él escucha y también lee? Si sometemos todas nuestras acciones y palabras (habladas o escritas) a la prueba de Su presencia, nunca nos equivocamos.

El cristiano debe actuar de conformidad con el carácter de su Señor y de acuerdo con los propósitos que Él tiene para su vida, siempre con la determinación de enaltecer a Dios. Es nuestra intención implícita la que debe dirigir toda nuestra conducta para la gloria de Dios y honor del Nombre de Cristo. No nos hace falta una casuística perfectamente cuadriculada para cada situación que exija una decisión ética; siempre que el creyente se ve confrontado con una decisión de este tipo, ha de acudir a la Palabra de Dios. Siempre que tengamos esta disposición, no debemos tener duda que el Espíritu de Dios nos guiará «a lo bueno, a lo que agrada más a Dios, a lo perfecto» (Romanos 12:2b):

  1. «Háganlo todo en el nombre del Señor Jesús» significa dar honor a Cristo en cada aspecto y actividad de nuestro cotidiano Como hijos de Dios, representamos a nuestro Señor dondequiera que vayamos, y en todo lo que hagamos o digamos. Es oportuno que consideremos ¿Qué impresión tienen las personas cuando nos ven o hablan con nosotros?
  2. Cada actividad debe hacerse en obediencia al Señor Jesús, y debe ser acompañada de acción de gracias a Dios Padre por medio de Él. Hagamos todo en el nombre de Jesús, con la intención interna de que estamos dependiendo con fe de Él, cualquiera sea la circunstancia por la cual estemos atravesando.

Cuando se hace todo en el nombre de Jesús, nunca faltarán motivos para agradecerle y para pedir Su asistencia sobrenatural. Esto asegura que los propósitos de Dios se cumplirán en la vida de cada persona y los resultados serán los mejores.

Todo lo que hagamos o digamos, hagámoslo y digámoslo en el nombre del Señor Jesús, dándole gracias a Dios por medio de Él.