Mensaje 2021-Abr-4

Hambre por la presencia de Dios

En el contexto del crecimiento de los creyentes, la leche espiritual se trata de la palabra predicada en la que Cristo ocupa un lugar central. Esta leche es no adulterada, no está mezclada con agua, es decir, pura, verdadera. Los creyentes deben desear obtener esta leche a toda costa, como expresa el apóstol Pedro mediante la forma de imperativo del verbo desear que también se utiliza en los Salmos para indicar el anhelo de los creyentes hacia Dios.

¿Es posible mantener un hambre espiritual de Dios por el resto de nuestra vida? Aquí hay cinco maneras de mantener el deseo espiritual.

  1. Recordar cuánto nos ama Dios: Cuanto más entendamos cuánto nos ama Dios, más lo amaremos. La Biblia dice: “Espero que puedan comprender… cuán ancho, cuán largo, cuán alto y cuán profundo es Su amor. Es mi deseo que experimenten el amor de Cristo, aun cuando es demasiado grande para comprenderlo todo. Entonces serán completos con toda la plenitud de la vida y el poder que proviene de Dios” (Efesios 3:18-19 NTV).
  2. ¿De qué nos estamos alimentando?: Somos seres espirituales con un agujero en forma de Dios en nuestro corazón que solo Dios puede llenar. Cuando intentamos llenarlo con salario, estatus, éxito, pasión, posesiones, poder, prestigio o cualquier otra cosa que no sea Dios, no será satisfactorio. Proverbios 15:14 (NTV) dice: “El sabio tiene hambre de conocimiento, mientras que el necio se alimenta de basura”.
  3. Conocer a Dios debe ser nuestra meta número uno. La felicidad viene cuando conocemos a Dios. Jesús dice en Mateo 6:33 (NTV), “Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y Él les dará todo lo que necesiten”.
  4. Buscar la Palabra de Dios todos los días: La Biblia es alimento para nuestra alma. Comer solo una comida a la semana no mantendrá nuestro cuerpo saludable. De la misma manera, necesitamos alimentarnos de la Palabra de Dios todos los días (1 Pedro 2: 2 NTV).
  5. Cuidar nuestro entorno: Si salimos con personas que solo se preocupan por la política, eso es lo que nos va a interesar. Si nos relacionamos con personas que solo se preocupan por los deportes, eso es lo que nos va a interesar. La Biblia dice: “Tú, en cambio, sigue los pasos de los hombres buenos y permanece en los caminos de los justos” (Proverbios 2:20 NTV).

Si no sentimos apetito por Dios y por Su Palabra, es hora de reflexionar sobre nuestra conducta como cristiano.